Los Beneficios de los Probioticos

Los probióticos son microorganismos vivos que pueden consumirse a través de alimentos o suplementos fermentados.

Cada vez más estudios demuestran que el equilibrio o desequilibrio de las bacterias en su sistema digestivo está relacionado con la salud y la enfermedad en general.

Los probióticos promueven un equilibrio saludable de las bacterias intestinales y se han relacionado con una amplia gama de beneficios para la salud.

Estos incluyen beneficios para la pérdida de peso, salud digestiva, función inmune y más.

Este es un resumen de los principales beneficios de los probióticos.

Los probióticos ayudan a equilibrar las bacterias beneficiosas en su sistema digestivo

Los probióticos incluyen bacterias “buenas”.

Se trata de microorganismos vivos que pueden proporcionar beneficios para la salud cuando se consumen.

Se cree que estos beneficios son el resultado de la capacidad de los probióticos para restaurar el equilibrio natural de las bacterias intestinales.

Un desequilibrio significa que hay demasiadas bacterias malas y no suficientes bacterias buenas.

Puede ocurrir debido a una enfermedad, medicamentos como antibióticos, mala alimentación y más.

Las consecuencias pueden incluir problemas digestivos, alergias, problemas de salud mental, obesidad y más.

Los probióticos generalmente se encuentran en alimentos fermentados o se toman como suplementos.

Además, parecen ser seguros para la mayoría de las personas.

Los probióticos son microorganismos vivos. Cuando se toman en cantidades suficientes, pueden ayudar a restaurar el equilibrio natural de las bacterias intestinales. Como resultado, se pueden obtener beneficios para la salud.

Los probióticos pueden ayudar a prevenir y tratar la diarrea

Los probióticos son ampliamente conocidos por su capacidad para prevenir la diarrea o reducir su gravedad.

La diarrea es un efecto secundario común de tomar antibióticos.

Ocurre porque los antibióticos pueden afectar negativamente el equilibrio de las bacterias buenas y malas en el intestino.

Varios estudios sugieren que el uso de probióticos está asociado con un menor riesgo de diarrea asociada con antibióticos.

En un estudio, los investigadores encontraron que tomar probióticos redujo la diarrea asociada con antibióticos en un 42%.

Los probióticos también pueden ayudar con otras formas de diarrea no asociadas con los antibióticos.

Una gran revisión de 35 estudios encontró que ciertas cepas de probióticos pueden reducir la duración de la diarrea infecciosa en un promedio de 25 horas.

Los probióticos redujeron el riesgo de diarrea del viajero en un 8%.

También redujeron el riesgo de diarrea por otras causas en un 57% en niños y un 26% en adultos.

La eficacia varía, dependiendo del tipo y la dosis del probiótico tomado.

Cepas como Lactobacillus rhamnosus, Lactobacillus casei y la levadura Saccharomyces boulardii se asocian más comúnmente con un menor riesgo de diarrea.

Los probióticos pueden reducir el riesgo y la gravedad de la diarrea por varias causas diferentes.

Los Probióticos mejoran algunos problemas de Salud Mental

Un número creciente de estudios relacionan la salud intestinal con el estado de ánimo y la salud mental.

Tanto estudios en animales como en humanos han demostrado que los suplementos probióticos pueden mejorar algunos trastornos de salud mental.

Una revisión de 15 estudios en humanos encontró que complementar con cepas de Bifidobacterium y Lactobacillus durante 1-2 meses puede mejorar la ansiedad, la depresión, el autismo, el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) y la memoria.

Un estudio dio seguimiento a 70 trabajadores químicos durante 6 semanas. Aquellos que consumieron 100 gramos de yogur probiótico al día o tomaron una cápsula diaria de probióticos experimentaron beneficios para la salud general, la depresión, la ansiedad y el estrés.

También se observaron beneficios en un estudio de 40 pacientes con depresión.

Tomar suplementos probióticos durante 8 semanas redujo los niveles de depresión y los niveles de proteína C reactiva (un marcador de inflamación) y hormonas como la insulina, en comparación con las personas que no tomaron probióticos.

Las investigaciones demuestran que tomar probióticos puede ayudar a mejorar los síntomas de los trastornos de salud mental como la depresión, la ansiedad, el estrés y la memoria, entre otros.

Algunas cepas de probióticos ayudan a mantener el corazón saludable

Los probióticos pueden ayudar a mantener su corazón saludable al reducir el colesterol LDL (“malo”) y la presión arterial.

Ciertas bacterias productoras de ácido láctico pueden reducir el colesterol al descomponer la bilis en el intestino.

La bilis, un líquido natural hecho principalmente de colesterol, ayuda a la digestión.

Al descomponer la bilis, los probióticos pueden evitar que sea reabsorbida en el intestino, donde puede entrar en la sangre como colesterol.

Una revisión de 5 estudios encontró que comer un yogur probiótico durante 2-8 semanas redujo el colesterol total en un 4% y el colesterol LDL en un 5%.

Otro estudio realizado durante 6 meses no encontró cambios en el colesterol total o LDL.

Sin embargo, los investigadores sí encontraron un pequeño aumento en el colesterol HDL (“bueno”).

El consumo de probióticos también puede reducir la presión arterial.

Una revisión de nueve estudios encontró que los suplementos probióticos reducen la presión arterial, pero sólo modestamente.

Para experimentar cualquier beneficio relacionado con la presión arterial, la suplementación tuvo que superar las 8 semanas y los 10 millones de unidades formadoras de colonias (UFC) diarias.

Los probióticos pueden ayudar a proteger el corazón al reducir los niveles “malos” de colesterol LDL y reducir modestamente la presión arterial.

Los probióticos ayudan a reducir la gravedad de ciertas alergias y el eccema

Ciertas cepas de probióticos pueden reducir la gravedad del eccema en niños y bebés.

Un estudio encontró que los síntomas del eccema mejoraron en los lactantes alimentados con leche suplementada con probióticos, en comparación con los lactantes alimentados con leche sin probióticos.

Otro estudio dio seguimiento a los hijos de mujeres que tomaron probióticos durante el embarazo.

Esos niños tenían un riesgo 83% menor de desarrollar eccema en los primeros dos años de vida.

Sin embargo, la relación entre los probióticos y la reducción de la gravedad del eccema sigue siendo débil y es necesario realizar más investigaciones.

Algunos probióticos también pueden reducir las respuestas inflamatorias en personas con alergias a la leche o a los productos lácteos.

Sin embargo, las pruebas son débiles y se necesitan estudios adicionales.

Los probióticos pueden reducir el riesgo y la gravedad de ciertas alergias, como el eccema en los bebés. Sin embargo, se necesita más investigación.

Los probióticos pueden ayudar a reducir los síntomas de ciertos trastornos digestivos

Ciertos tipos de probióticos de las cepas Bifidobacterium y Lactobacillus han mejorado los síntomas en personas con colitis ulcerosa leve.

Sorprendentemente, un estudio encontró que complementar con el probiótico E. coli Nissle fue tan efectivo como los fármacos para mantener la remisión en personas con colitis ulcerosa.

Sin embargo, los probióticos parecen tener poco efecto sobre los síntomas de la enfermedad de Crohn.

No obstante, los probióticos pueden tener beneficios para otros trastornos intestinales.

Las primeras investigaciones sugieren que pueden ayudar con los síntomas del síndrome del intestino irritable (SII).

También se ha demostrado que reducen el riesgo de enterocolitis necrosante grave en un 50%. Esta es una condición intestinal fatal que ocurre en bebés prematuros.

Los probióticos pueden ayudar a reducir los síntomas de los trastornos intestinales como la colitis ulcerosa, el SII y la enterocolitis necrosante.

Los probióticos  mejoran el sistema inmunológico

Los probióticos pueden ayudar a estimular el sistema inmunológico e inhibir el crecimiento de bacterias intestinales dañinas.

Además, se ha demostrado que algunos probióticos promueven la producción de anticuerpos naturales en el cuerpo.

También pueden estimular las células inmunitarias como las células productoras de IgA, los linfocitos T y las células asesinas naturales.

Una revisión grande encontró que tomar probióticos redujo la probabilidad y la duración de las infecciones respiratorias.

Sin embargo, la calidad de las pruebas fue baja.

Otro estudio que incluyó a más de 570 niños encontró que tomar Lactobacillus GG redujo la frecuencia y severidad de las infecciones respiratorias en un 17%.

También se ha demostrado que el probiótico Lactobacillus crispatus reduce el riesgo de infecciones del tracto urinario (IU) en las mujeres en un 50%.

Los probióticos pueden ayudar a estimular su sistema inmunológico y protegerlo contra las infecciones.

Los probióticos podrían ayudarle a perder peso y grasa abdominal

Los probióticos pueden ayudar con la pérdida de peso a través de una serie de mecanismos diferentes.

Por ejemplo, algunos probióticos previenen la absorción de la grasa de la dieta en el intestino.

La grasa se excreta a través de las heces en lugar de almacenarse en el cuerpo.

Los probióticos también pueden ayudarle a sentirse más lleno por más tiempo, quemar más calorías y almacenar menos grasa.

Esto se debe en parte al aumento de los niveles de ciertas hormonas, como el GLP-1.

También pueden ayudar con la pérdida de peso directamente.

En un estudio, las mujeres a dieta que tomaron Lactobacillus rhamnosus durante 3 meses perdieron un 50% más de peso que las mujeres que no tomaron un probiótico.

Otro estudio de 210 personas encontró que tomar incluso dosis bajas de Lactobacillus gasseri durante 12 semanas resultó en una reducción del 8,5% de la grasa del vientre.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que no todos los probióticos ayudan en la pérdida de peso.

Algunos estudios encontraron que ciertos probióticos, como Lactobacillus acidophilus, pueden incluso conducir a un aumento de peso.

Se necesitan más estudios para aclarar la relación entre los probióticos y el peso.

Ciertos probióticos pueden ayudarle a perder peso y grasa abdominal. Sin embargo, otras cepas se han relacionado con el aumento de peso.

La mejor manera de beneficiarse de los probióticos

Se puede obtener probióticos de una variedad de alimentos o suplementos.

Los cultivos probióticos vivos a menudo se encuentran en productos lácteos fermentados como los yogures y las bebidas lácteas.

Los alimentos fermentados como las verduras encurtidas, el tempeh, el miso, el kefir, el kimchi, el chucrut y los productos de soja también pueden contener algunas bacterias lácticas.

También puede tomar probióticos en forma de tabletas, cápsulas y polvos que contienen las bacterias en forma seca.

Sin embargo, tenga en cuenta que algunos probióticos pueden ser destruidos por el ácido estomacal incluso antes de que lleguen al intestino, lo que significa que usted no obtiene ninguno de los beneficios previstos.

Si desea experimentar cualquiera de los beneficios de salud mencionados anteriormente, es importante que consuma cantidades adecuadas.

La mayoría de los estudios que muestran beneficios utilizaron dosis de entre mil y cien mil millones de organismos vivos o unidades formadoras de colonias (UFC) por día.

Deja una respuesta