Beneficios de la intimidad física

La intimidad física refuerza el vínculo entre dos personas y fomenta la cercanía, el amor y el afecto entre las parejas.

Es un gran aglutinante que ayuda a las parejas a limar las diferencias entre ellos.

La intimidad física construye una conexión más fuerte entre dos personas mitigando cualquier negatividad existente.

La oxitocina, una hormona y un neurotransmisor, que se libera durante los momentos íntimos entre las parejas, aumenta la confianza y un mayor sentido de compañerismo entre las parejas.

¿Como de importante son los beneficios de la intimidad física en una relación y qué significa realmente?

Tener una intimidad física significa más que simplemente ir al dormitorio con tu cónyuge.

La intimidad física puede variar desde el contacto visual, tomarse de la mano, abrazarse y, por supuesto, el sexo.

Los beneficios de la  intimidad física implican una profunda conexión emocional que se fortalece cuando estás en estrecha proximidad sensual con tu cónyuge.

El contacto, tanto romántico como de otro tipo, puede ayudar a fortalecer este vínculo.

Tener este profundo vínculo puede tener un efecto positivo en casi todos los demás aspectos de la relación.

10 beneficios de la intimidad física en una relación

Es una expresión de amor

Una de las mayores razones por las que la intimidad física es importante en una relación es porque es una de las principales formas en las que las parejas expresan su amor por el otro.

Cuando una relación carece de química sexual y de afecto físico es probable que fracase.

Este tiempo íntimo que pasan juntos es romántico, emocionante y libera oxitocina y dopamina.

Esta hormona y neurotransmisor es responsable de que te sientas más cerca de tu pareja, de la confianza, la felicidad e incluso de la adicción.

No es de extrañar que la intimidad física sea tan importante en una relación.

La intimidad física reduce el estrés

La intimidad física en una relación ayuda a reducir la presión sanguínea y a disminuir las respuestas de estrés en el cerebro.

Y no es sólo sexo.

Los estudios muestran que otras formas de intimidad física, como abrazarse o tomarse de la mano, pueden desencadenar la liberación de oxitocina.

Esta hormona activará los centros de recompensa y placer del cerebro, lo que reduce la sensación de ansiedad.

En un estudio, los participantes mantuvieron relaciones sexuales durante dos semanas para ver el efecto que tendrían en el estrés y la ansiedad.

Los resultados revelaron un crecimiento celular en el hipocampo, que es la misma zona del cerebro que ayuda a regular el estrés.

La intimidad con el cónyuge crea confianza

Lógicamente, la confianza se construye con el tiempo cuando una pareja llega a conocer la verdadera lealtad, patrones y comportamiento del otro.

Pero en el corazón, o deberíamos decir en el cerebro, la confianza se desencadena a menudo por la liberación de oxitocina.

La confianza es una gran parte de las relaciones.

Cuando dos personas confían el uno en el otro se sienten más libres para ser ellos mismos, no sospechan que un tercero entre en la relación, y pueden ser más abiertos, honestos y vulnerables con su cónyuge.

Cuando dos personas tienen intimidad física, ya sea teniendo relaciones sexuales o acurrucándose en el sofá, el cerebro libera oxitocina, una hormona que hace que las personas sean más confiadas y estén más abiertas a las interacciones sociales.

Mejora de la intimidad fuera de la habitación

Cuanto más cerca estés del dormitorio, más conectado te sentirás fuera de él.

Tener una intimidad física con su cónyuge es una de las mayores formas en que, literalmente, se conectan.

Tomarse de las manos, abrazarse, caminar brazo a brazo, y ser más juguetón físicamente son algunas expresiones de amor que vienen después del sexo.

Dado que la intimidad aumenta los niveles de oxitocina y vasopresina que estimulan el amor, no es sorprendente que las parejas que tienen relaciones sexuales regularmente se vuelvan más afectuosas entre sí en otros aspectos de la vida.

La intimidad física refuerza su sistema inmunológico

La intimidad física en una relación crea beneficios tanto mentales como físicos.

La intimidad con su cónyuge puede tener un efecto directo en su sistema inmunológico.

Los estudios muestran que el sistema inmunológico recibe un impulso durante la excitación sexual y el orgasmo.

Los que son sexualmente activos “se toman menos días de baja por enfermedad” que los que no lo son.

Cuando se es sexualmente activo regularmente con la pareja, se elevan los anticuerpos en el sistema que son responsables de luchar contra los virus y gérmenes que te enferman.

La intimidad física eleva la moral

Abundan las investigaciones que revelan cómo el sexo puede levantar la moral.

Un estudio incluso le da un valor monetario, sugiriendo que las parejas que tienen sexo una vez a la semana ganan un mayor impulso moral que si ganaran 50.000 dólares adicionales al año.

Debido a que la intimidad física en una relación aumenta la dopamina, te hace sentir más feliz.

Dejando de lado el orgasmo, un estudio sueco sugiere que es el afecto que viene antes y después del sexo lo que ofrece un estímulo moral.

Promueve la química

Ser físicamente íntimo significa no sólo tener relaciones sexuales entre sí, sino también compartir momentos personales de cercanía.

Estos pueden ir desde una dulce caricia, un beso persistente en los labios, o una sugerente proximidad.

Este comportamiento promueve la química y la anticipación sexual.

Esta expectativa aporta emoción a la relación y hace que las parejas se sientan más conectadas.

Beneficios de la intimidad física para la salud

Hay muchos beneficios para la salud que vienen de la intimidad física con su pareja.

Por ejemplo, tener relaciones sexuales regularmente puede reducir el riesgo de que un hombre desarrolle cáncer de próstata.

Tener una intimidad física sin sexo también tiene sus beneficios.

Muchos estudios revelan que las parejas duermen mejor y se sienten más cerca el uno del otro cuando se acurrucan para dormir.

La oxitocina liberada por el contacto físico y el sexo también puede aliviar el dolor y los dolores de cabeza, ayudar a descomprimir y reducir a la mitad el riesgo de un hombre de morir de un ataque al corazón!

Te hace ver y sentir más joven

Puede haber una correlación entre una relación físicamente íntima y lo joven que pareces.

El estrógeno y la testosterona liberados durante el sexo pueden estar dando a tu cuerpo un brillo joven y saludable.

Un estudio realizado por el Hospital Real de Edimburgo en Escocia hizo que los participantes trataran de adivinar la edad de las parejas mayores.

Las parejas que tenían relaciones sexuales cuatro o más veces a la semana eran percibidas como entre 7 y 12 años más jóvenes de lo que realmente eran.

Aumenta la satisfacción de la relación

El tacto es una sensación fuerte tanto física como emocionalmente.

Produce sensaciones de seguridad, comodidad, amor, diversión, excitación y más.

Las parejas que son físicamente íntimas reportan un mayor índice de satisfacción en la relación.

Cuando las parejas se involucran en el contacto físico, sexual o de otro tipo, hace que se sientan cuidadas.

Conclusión

¿Qué importancia tiene la intimidad física en una relación?

Muy importante.

La intimidad física en una relación significa más que ser sexualmente activo.

Significa estar conectado emocionalmente.

Tener una conexión profunda con su cónyuge a este nivel ayuda a crear confianza, levanta la moral y tiene muchos beneficios para la salud.

Deja una respuesta